Ayahuasca Shipibita

Existe en la “www” multitud de estudios y referencias a cerca de la Ayahuasca. Hoy deseamos aportar algo nuevo, que probablemente aun no ha leído.

Cuando venga a visitarnos podrá observar por usted mismo que los rasgos étnicos del pueblo Shipibo son muy parecidos a los Polinesios, largas melenas lacias de color azabache, un cautivador color de piel canela, unos cuerpos que parecen esculpidos por “Miguel Angel”, unos ojos oscuros penetrantes y unos rasgos faciales de una increíble belleza exótica, y solo le bastará escucharles hablar en su idioma natal para comprender que su procedencia no es Caucásica, por otro lado existe una gran similitud entre su arte milenario y el conocido en Oceanía, por lo que pensamos que tal vez el explorador Noruego Thor Heyerdahi descubriera el origen de los Shipibo, cuando en 1947 realizo el viaje en sentido inverso uniendo Latino América con Polinesia, en una embarcación construida con técnicas y materiales precolombinos, la famosa; Kon-tiki.

Pero no importa si llegaron a Pucallpa por el estrecho de Bering, o embarcados desde Polinesia, o abordo de un árbol sagrado, lo importante es que usted mismo comprobará que el pueblo Shipibo, ha sabido conservar su existencia en perfecta armonía con la naturaleza.

Lo que no es de extrañar es que los Shipibo se asentaran en la rivera del río Ucayali, pues esta tierra es tan rica en recursos naturales, que las frutas, verduras y el pescado que la naturaleza les entrega son suficientes para una dieta rica y equilibrada sin necesidad de un gran esfuerzo, lo cual les ha permitido dedicarse durante milenios a la contemplación de la naturaleza y sus manualidades.

La comunidad Shipibo San Francisco, debe su nombre al hecho de que los primeros Europeos que llegaron aquí fueron los monjes Franciscanos del Canadá, y aunque la misión evangelizadora de estos se inició en Perú en 1742, no fue hasta el 04/10/1914 cuando el Padre Franciscano Eneique Felipe Lake, llegó a lo que hoy conocemos como la ciudad de Pucallpa, y concretamente a la actual Comunidad Shipibo de San Francisco de Yarinacocha.

El aislamiento debido a la separación de estas tierras del resto del Perú por la cordillera de los Andes, que sobrevolará cuando venga a visitarnos desde Lima, ha permitido que los Shipibo hayan podido mantener intactas sus tradiciones milenarias, y entre ellas el uso y conocimiento de la Ayahuasca.

Hoy en pleno siglo 21 algunos eruditos comienzan a dan por válida la “Teoría Cuántica”, tratando de explicar la capacidad de los Chamanes Shipibo para interaccionar a nivel cognitivo con otros seres; humanos, animales y vegetales, son teorías, pero les puedo asegurar fehacientemente, que la toma de la Ayahuasca oficiada por un Maestro Shipibo en el corazón de la jungla, genera preguntas de prolija respuesta, pues la sinestesia no es explicación suficiente.

En mi interés antropológico, al preguntar como fueron capaces de encontrar el perfecto maridaje entre un inhibidor MAO, y la DTM, la respuesta es; Que estas enseñanzas provienen de los espíritus de la naturaleza.

Al seguir indagando obtuve otra respuesta que me dejó sin aliento, y esto es lo que la abuela Shipibo me dijo:

Hace muchos años, antes de que nacieran los abuelos de mis abuelos, había en el bosque un árbol muy alto, tres veces más alto que el más grande de la selva, en el que moraban los espíritus de la Naturaleza que nos protegían y nos enseñaban. Por la noche sus ramas se encendían con unos tonos brillantes de múltiples colores que solo existían en ese árbol.

Un día cuando el árbol decidió marcharse de la tierra a el subieron casi todos los espíritus, menos los que aquí se han quedado para continuar cuidando de nosotros. Cuando el árbol comenzó a ascender muy lentamente, arrancando sus raíces de la tierra, los niños se subieron a estas y cuando vieron que estaban muy altos se lanzaron al río sin que les pasara nada, pero uno de estos niños tuvo miedo y no se atrevió a saltar, entonces los espíritus se dieron cuenta de que el árbol estaba tan alto que el niño podía hacerse daño y brotó una liana desde el árbol que abrazó al niño y lo bajó descendiendo, y lo llevó de nuevo a la tierra. El árbol siguió ascendiendo hasta que se perdió de vista en el aire y la liana que bajó al niño, se partió y arraigó en la tierra y se extendió por toda la selva. Y ahora la liana, de la Ayahuasca, es el modo de hablar a los dioses de la naturaleza y preguntarles que es lo que debemos hacer hasta que tal y como prometieron, regresen de nuevo.

Reviews  
  Write a review - tell others about your experience.

×

Free Retreat Givewaway

We love you. And because we do, we're giving away another free retreat.

Why Retreat?

We asked people why they go on retreat, here's what they said:

This sounds like a dream! I am an education student and I have spent way too much time working all summer to pay for school. My boyfriend of 5 years is a government firefighter and has been away working most of the summer. His 30th Birthday and our 6th anniversary is coming up this winter, we would love to celebrate with a yoga retreat! We both love yoga but have barley had time to practice in the past few months. Keeping our fingers crossed! Jaimee and Dan
 

Retreat Guru's Vision

We believe human beings are innately wise, strong and kind. This wisdom, although not always experienced, is always present. Going on retreat is a beautiful way to reconnect to our basic sanity and health. Our aspiration at Retreat Guru is to inspire people to experience authentic retreats and reconnect with their innate wisdom, strength and kindness.

Don't have an account? Sign up.
Or connect with Facebook

Already have an account? Log in.
Or connect with Facebook

or
×